MIGUEL SALAMERO BUESA *

 
   

La hazaña por la que José de la Hera ha merecido que su nombre se esculpa en piedra, simboliza la bravura y la determinación del pueblo llano: en efecto, este hombre, un carpintero de 76 años, viendo en el transcurso de las violentísimas refriegas que se sucedieron el 4 de agosto, que dos soldados franceses, después de haber dado muerte a los moradores de una casa, se dedicaban al pillaje más brutal, arremetió contra ellos sin pensarlo dos veces, matando a uno y apresando al otro, al que condujo por las calles hasta llevarlo a presencia de Palafox.