ASOCIACIÓN CULTURAL
"LOS SITIOS DE ZARAGOZA"

 XXI RUTA DE LOS SITIOS
1 DE NOVIEMBRE DE 2011

En avant pour Saragosse

FOTOS: Paco Escribano y Ángel Muñoz



La XXI Ruta de los Sitios batió un nuevo record de asistencia logrando congregar a más de medio millar de personas que siguieron la visita guiada por los lugares emblemáticos de los Sitios de Zaragoza.
La ruta del 2011, con el lema “ En avant pour Saragosse” mostraba el itinerario de las tropas francesas para penetrar en Zaragoza a través de la brecha en las murallas de la calle Asalto. Como es ya tradicional, grupos de recreación con uniformes y socios y simpatizantes con indumentaria de época nos acompañaron durante la ruta recreando la atmósfera de la época. En esta ocasión contábamos con la colaboración de un numeroso grupo venido de propio desde Valencia para participar en esta actividad.

 

Gonzalo Aguado, presidente de la Asociación los Sitios, dio la bienvenida a los asistentes congregados en la plaza San Miguel y después de exponer el itinerario de la visita describió como era la plaza San Miguel de la época de los Sitios y cómo los parroquianos encabezados por el sacerdote regente José Martinez y por “el tío Garcés” reforzaron la defensa del convento de Santa Mónica.
De allí pasamos al parque de Villafeliche (antiguo canódromo). El nombre de este parque recuerda a la localidad aragonesa que proporcionó la pólvora tan necesaria durante los Sitios de Zaragoza. Arturo González explicó las dificultades de la fabricación de este elemento tan inestable y cómo se realizó el suministro a la ciudad durante los asedios.

 

De allí pasamos al cruce de la calle Jorge Coci con la prolongación del camino de las Torres. Allí se encontraba el antiguo convento de San José. Luis Sorando narró la heroica defensa de este reducto que formaba parte de la defensa exterior de la ciudad. Los grupos de recreación hicieron una salva en honor del Coronel Gasca, que cayó mortalmente herido en la defensa de dicho convento.
Una vez conquistado el convento de San José, las tropas francesas y polacas conquistaron el molino de Goicoechea, que estaba a medio camino entre las murallas.
Sobre sus ruinas, Juan Carlos Cortés explico como se realizó este avance y cómo finalmente se bombardeó la muralla para hacer una brecha y cómo penetraron a través de ella los soldados polacos accediendo a la parte posterior del convento de Santa Mónica, defendido por el coronel Villacampa que resistió 3 ataques hasta que tuvo que retirase a San Agustín donde prosiguieron los combates.

  

José Antonio Pérez Francés nos mostró bajo la placa dedicada a San Genis el refuerzo en las defensas que dirigió este valeroso coronel de ingenieros y como finalmente fue abatido cuando inspeccionaba el estado de las murallas.
En la plaza del convento de San Agustín, Mariano Martín nos explicó el dantesco episodio en el que los soldados franceses y polacos atravesaron el retablo de la iglesia provocando un desesperado combate cuerpo a cuerpo en el interior del recinto sagrado.
La explicación fue seguida de una emocionante recreación histórica de estos combates a cargo de los grupos de recreación asistentes.
Posteriormente nos trasladamos a través de la Calle del Dr. Palomar (calle que les costó a los franceses un mes de duros combates casa por casa y de minas subterráneas para volar los edificios) hasta la calle del Pozo donde Jorge Muñoz nos mostró un edificio literalmente comido a balazos durante aquella encarnizada defensa y explicó la vida del Padre Consolación y de José de la Era, héroes de los Sitios que están recordados en una placa de su fachada.
La Plaza de la Magdalena fue el punto final de la lucha. Luis Sorando nos explicó como era la plaza en aquella época, con la puerta de Valencia y la antigua Universidad.

 



Cómo la defensa a finales de febrero de 1809 era ya desesperada y se terminó con la capitulación de la ciudad.
Para terminar nos trasladamos hasta la casa-palacio de la familia de Palafox, donde Carlos Melús, presidente de honor de la Asociación, narró la vida del general que lideró la defensa de Zaragoza y las vicisitudes de la restauración del edificio que conserva un espacio que debería haber sido el ansiado museo de los Sitios.
El colofón de la jornada fue la visita a la Cripta del Pilar donde se procedió a la solemne entrega de una corona de laureles en la tumba del General Palafox, reconociendo en su figura el heroísmo de todos los defensores de Zaragoza durante los Sitios. El Deán del Cabildo Manuel Amor realizó un responso por su eterno descanso y el presidente de la Asociación Gonzalo Aguado despidió a los asistentes dando por finalizado el acto.


 

PARA VER EL REPORTAJE FOTOGRÁFICO PICAR EN LOS NÚMEROS

1    2